Mantenimiento de discos y pastillas de freno

Mantenimiento de discos y pastillas de freno

Mantenimiento de discos y pastillas de freno. Como cuidarlos y cuando sustituirlos

Mantenimiento de discos y pastillas de freno es fundamental para nuestra seguridad pues evidentemente si no podemos detener nuestro vehículo podemos tener un accidente. En condiciones normales, debemos realizar una revisión de discos cada 30.000 Km. y de pastillas cada 15.000 Km. Sin embargo, las pastillas de freno presentan un desgaste diferente dependiendo del conductor por lo que debemos prestar atención al número de Km. que nos duran las pastillas dependiendo de nuestra conducción.

Sin tener en cuenta condiciones normales y los periodos de revisión anteriormente mencionados, si percibimos que al frenar el pedal se hunde demasiado o que debemos presionar muy fuerte el pedal para que el coche se detenga, debemos realizar una revisión porque podemos tener una fuga en el sistema hidráulico o simplemente las pastillas se han desgastado. Entre revisiones y para alargar la vida de tus discos y pastillas sigue los siguientes consejos.

10 Consejos para el cuidado de los frenos del coche:

discos y pastillas de freno

  1. Presta atención a los indicadores y testigos de del panel interior del vehículo. Casi todos los vehículos de hoy en día incorporan testigos de desgaste de frenos y aviso de necesidad de su cambio.
  2. Revisa el líquido de frenos periódicamente (al menos una vez al mes) y sustituyelo totalmente cada 50.000 Km.
  3. Revisa visualmente el desgaste de las pastillas al menos una vez al mes.
  4. Procura utilizar el freno motor. Reducir marchas a la vez que se usan los frenos alivian el esfuerzo que los frenos han de realizar.
  5. En descensos prolongados (en la bajada de un puerto de montaña por ejemplo) usa una marcha que te permita no usar los frenos constantemente.
  6. No frenes brúscamente a menos que sea necesario. Algunos conductores aprenden a conducir de esta forma y con el tiempo se convierte en costumbre.
  7. Procura conducir manteniendo tu mirada a 300 metros por delante de tu vehículo. Esto te ayudará  a evitar frenazos bruscos y a empezar a frenar cuando vemos un semáforo en rojo en lugar de frenar bruscamente cuando estamos encima.
  8. Usa pastillas de freno de calidad. Hoy en día existen infinidad de marcas y puede que ahorremos unos euros al cambiarlas pero a la larga se desgastan antes con lo que el ahorro real no existe.
  9. Realiza una revisión si has dado un «llantazo» en un bordillo o has dado un golpe similar.
  10. No olvides realizar las revisiones cada 15.000 Km. para las pastillas y cada 30.000 Km para los discos. Y recuerda que estos números son orientativos y dependerán de la conducción particular de cada persona.