Cuidado de las luces del coche

Cuidado de las luces del coche, fundamental para la seguridad

Cuidado de las luces del coche

El Cuidado de las luces del coche es obviamente uno de los aspectos en cuanto a seguridad se refiere más importantes para nuestra seguridad. Condiciona tanto nuestra seguridad que es de los pocos aspectos por los cuales un mal mantenimiento puede propiciar un accidente debido a que otro vehículo no nos vea o a que lo ceguemos. Dicho de otro modo, el peligro no solo depende de nuestros fallos sino también de fallos de otros.

El estado de los Faros

Cuidado de las luces del coche

Las luces deben tener la altura correcta ya que si están reguladas más altas de lo debido cegaremos a otros conductores y si por el contrario están demasiado bajas no tendremos suficiente visibilidad. Este es uno de los casos típicos por los que no pasamos la ITV por lo que es aconsejable revisar su estado antes de pasarla y al menos un par de veces al año.

Otro aspecto importante es la suciedad. Si las ópticas no están limpias el alcance del alumbrado es menor. En algunos casos, en vehículos ya algo viejos y sobre todo si “duermen” a la interperie, la óptica va adquiriendo un color amarillento. La solución a este problema es un pulido que nos pueden hacer en un taller de chapa y pintura.

También con el paso del tiempo, las bombillas aunque funcionan pierden intensidad y el alumbrado es deficiente. Como en otros aspectos del vehículo esto sucede poco a poco y nos acostumbramos a ello y por tanto no lo percibimos. Sin duda merece la pena invertir unos pocos euros en algo que puede evitar un grave accidente. Especialmente en casos en los que se conduce con asiduidad de noche, ya que una iluminación deficiente incrementa el cansancio. Como norma general deberíamos sustituir las bombillas cada dos años o cada 50.000 Kilómetros aproximadamente.

Vea algunos consejos y efectos de la conducción nocturna.