Cuando cambiar los neumáticos

Cuando cambiar los neumáticos sin comprometer nuestra seguridad.

Cuando cambiar los neumáticos

Cuando cambiar los neumáticos es una pregunta con una respuesta sencilla: Cuando estén gastados. Sin embargo hay cuestiones muy importantes que debemos considerar ya que los neumáticos son el único punto de apoyo del vehículo con la carretera y si están en mal estado nuestra seguridad y la de los ocupantes puede estar en peligro.

Debido a la importancia que tienen los neumáticos en cuanto a la seguridad de conducción, no debemos guiarnos solamente por el máximo de años de durabilidad aconsejado por el fabricante, ni por el número de kilometros aconsejado ni en general por cifras orientativas . Esto es debido a que existen infinidad de factores que hacen que estas cifras puedan variar enormemente.

Cuando cambiar los neumáticos

El límite legal según el cual deben cambiarse los neumáticos es cuando la profundidad de el dibujo de rodadura sea inferior a 1.6 mm. Sin embargo, a menor profundidad de rodadura más posibilidades existen de aquaplanning o patinaje incontrolado cuando los neumáticos no se adhieren al asfalto a causa de la película de agua que cubre el suelo. Por tanto si vivimos en una zona lluviosa, es una buena idea no esperar a que llegue ese límite y cambiarlos antes porque en estas zonas tendremos muchas más posibilidades de que se produzca aquaplanning y un accidente por este motivo.

Otros motivos para cambiar el neumático.

Los neumáticos tienen una duración máxima de diez años.
por lo tanto, aunque un vehículo recorra pocos kilómetros y su aspecto y dibujo de rodadura aparenten buenas condiciones, hay que tener en cuenta que con el paso de los años, los neumáticos pierden las caracteristicas que los hacen seguros y debemos igualmente cambiarlos pasados estos años.

Cuando cambiar los neumáticos

En cuanto al kilometraje, podemos dar por válida la cifra de 40.000 Km para los delanteros en condiciones normales y aproximadamente el doble para los traseros. De nuevo estas cifras son orientativas y debemos prestar atención periódicamente a su estado.

Otro factor importante que nos debería hacer plantearnos la sustitución de los neumáticos es cuando su desgaste no es uniforme. Este desgaste asimétrico puede producirse por falta de alineación, equilibrado, amortiguadores en mal estado u otra causa.

Si hemos dado un “llantazo” con un bordillo, chocado con una piedra u otro objeto en la carretera, debemos revisar inmediatamente el estado del neumático. Pueda haberse producido un daño que propicie el riesgo de un reventón con fatales consecuencias si circulamos a cierta velocidad.

Tras sufrir un pinchazo debemos prestar especial atención a dicha rueda ya que la zona de la rotura podría agrandarse y deteriorarse más rápido de lo normal.

Como último consejo debemos revisar la presión y estado de los neumáticos al menos una vez al més y ser revisados por un especialista si encontramos algún desperfecto.