Avería del cambio de marchas

Avería del cambio de marchas, una avería poco común

Avería del cambio de marchas

Avería del cambio de marchas no es una avería que suela ocurrir con frecuencia. De hecho es una de las menos comunes. Sin embargo por ser una de las más costosas debemos realizar las revisiones que nos indica el fabricante del vehículo y realizar los cambios de aceite pertinentes para evitar riesgos de avería en este importante y caro elemento del coche.

Además de lo anterior, debemos asegurarnos de no forzar las velocidades (Apurar marchas) ni realizar una conducción agresiva. Manteniendo estas precauciones, normalmente la caja de cambios durará todo lo que dure la vida del vehículo.

Ya que existen vehículos con caja de cambios manual y Automática vamos explicar los síntomas de averías que suelen presentar diferenciando en cada uno de los dos tipos.

Cambio de marchas Automático

Avería del cambio de marchas

Los siguientes síntomas pueden indicar problemas en el cambio de marchas automático:

  • Cuando cambiamos de velocidad estas resbalan: Se deberá a una lubricación defectuosa por lo que procederemos al cambio o rellenado del aceite  de la caja de velocidades
  • El coche no acelera apropiadamente: Comprobaremos el aceite y si no existe problema con el mismo sustituiremos el  convertidor.
  • No podemos cambiar de velocidad: probablemente se ha producido un desajuste del mando. Si no se soluciona ajustándolo, puede tratarse de una avería  total en el cambio.

Cambio de marchas Manual

Avería del cambio de marchas

Los siguientes síntomas pueden indicar problemas en el cambio de marchas manual:

  • No podemos cambiar de velocidad: Se deberá a desgaste de los bolillos de seguridad de el cambio.
    Se soluciona sustituyendo los bolillos.
  • Se produce un chirrido o fricción al cambiar de marcha: Se habrá desajustado el embrague. La solución pasa por ajustar el tope, tensar el cable y sangrar el circuito.
  • Puede cambiarse de marcha pero con dificultad: Se habrá desajustado el embrague. La solución pasa por ajustar el tope, tensar el cable y lubricar el varillaje de accionamiento y ajustarlo.

Si Tanto en el tipo de cambio Automático como manual no conseguimos solucionar los problemas con las anteriores medidas no nos quedará otro remedio que acudir a nuestro taller de confianza, desmontar completamente la caja de velocidades porque nos encontraremos ante un problema interno y posiblemente serio.